En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable.

jueves, 4 de junio de 2015

Podría escribir y describir cien diferentes maneras en las que mi corazón te extraña, pero ponerle alguna cifra, limita considerablemente todo lo que he sentido al no tenerte
Podría escribir doscientas canciones diferentes dedicadas solamente a tu sonrisa, pero ninguna melodía podría igualar lo melódica que era tu risa.
Podría soñar trescientas veces contigo, y aún así, no me aprendería cada rasgo tuyo, porque cada día que te veía, la belleza se quedaba tan atrás de lo que era tu mirada, que los lienzos de tu cara, eran la belleza en cien palabras.
Podría leer cuatrocientos libros que hablen solo de ti, y aún, no poder conocerte por completo, porque tu forma de ser me sorprendía cada día, que conocerte no estaba dentro de lo humanamente posible.
Podría derramar quinientas lágrimas por tu partida, pero te aseguro que eso no te traería de vuelta, ni siquiera cerca.
Podría contar los días desde que no estás conmigo, pero creo que ni los números infinitos tienen tantas cifras, así que... 
esta aquí llego. 
Volvamos a cero.

1 comentario:

  1. Ohh me encanta! Me recuerdas mucho a cuando yo tenía tu edad y sentía esas emociones tan frescas,tan intentas! No dejes de escribirlas nunca!

    ResponderEliminar