En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable.

jueves, 20 de marzo de 2014

Quiero llorar. 
No sé si de felicidad o de tristeza, no me lo pregunten.
Solo quiero dejar fluir este sentimiento. 
Solo porque quiero.
Quiero llorar recordándote.
Pero no puedo... Porque te veo en mi mente y no puedo mas que sonreír.
Parece patético, pero me gusta hacerlo. Pensarte.
Soñarte y decirme que está bien.
Está bien hacerlo.
Pero me engaño ilusamente.
No estás a mi lado, ¿porqué sonreiría?
Parece ironía...
Pero es así, cuando te das cuenta de que "esa persona" desaparece,
no puedes hacer nada.
Pareciera que incluso llorar es perder el tiempo.
Por que no arregla ni cambia nada.
Entonces dime que hago.
¿Qué hago ahora sin ti?
Si tuviera esa simple respuesta...
Si tan solo la tuviera, todo sería más sencillo.
Pero no lo es, ni nunca lo ha sido.
Pero me gusta pensar que no es el final.
Que el adiós a veces tiene su camino de regreso.
Que esto no ha acabado. Porque no tendría sentido.
Me mantengo pensando en ti, sabiendo que tu no puedes hacerlo por mi.
Asi que... Aquí vamos de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario