En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable.

domingo, 31 de octubre de 2010

Me miró y a la misma vez 
me sonrió como hace años no lo hacía. 
Y me maldigo cada vez 
que pienso en lo estúpida que fui, 
al no advertime que 
su sonrisa era un adiós.