En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable.

domingo, 31 de octubre de 2010

Por más que pase el tiempo, y los años sigan aumentando, no logro olvidarte. Y me alivia de una forma patética, porque siempre escucho por ahí que hay que superar a las personas. Pero es ilógico, porque si te supero, te dejo ir... Y aún no quiero, no podría soportarlo, y no creo que lo haga. Porque te necesito. Y lloraría mil veces más por tí, y sufriría todo una y otra vez, solo para mantenerte fresca en mi memoria. 
Porque nadie me podría quitar esas imágenes tuyas cantando hasta quedar sin voz, bailando aún después de media noche, saliendo a disfrutar de la lluvia, porque el paraguas no hacía falta, nunca. Y ahora que no estás, siento inútil el empaparme sola, porque solo lo hacíamos juntas. Entonces me he comprado un paraguas, de tu color favorito... Solo para recordarte aún más. Aunque la lluvia en sí ya me traiga tu nombre, aunque su olor me parezca que es igual al aroma que tenías cuando estabamos juntas. Y me siento aún más patética, porque no te he podido ir a ver. Porque la misma lluvia me lo ha impedido...