En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Cuando le recuerdo, pareciera que sus ojos me saludaran de lejos. 
Aunque la distancia sea tan egoísta, y casi tan insoportable  como para querer olvidarlos por tranquilidad propia y mental.
Pero al contrario, aún recuerdo la manera en la que sonreían y me decían todo lo que las palabras jamás podrán declarar
lo que los poetas puedan describir de aquí a cien años, 
e incluso lo que los musos puedan inspirar del cielo a Marte.
Pero ya no temo, que me perdía antes de siquiera llegar a observar sus ojos, esos que siempre me hacían pensar que 
las estrellas no brillan tanto como parecen
ni que la luna es tan grande y llena de magia 
como desde lejos puedo creer.
Aunque sigo pensando que robaron parte del cielo 
para crear sus ojos, o parte del mar, si es el caso, 
para igualar un poco el color de su mirada. 
Y quizás una pequeña parte de mi, para igualar su corazón con el mío.
Aunque no hace falta que el suyo esté completo... 
Que yo perfectamente comparto el mío. 
No seré más su escritora, seré su complemento.

8 comentarios:

  1. Lindas palabras ya ha pasado un año que te conoci como pasa el tiempo espero que estes super... cariños ricky

    ResponderEliminar
  2. Que bonito espresar los sentimientos en letras

    ResponderEliminar
  3. Y al final nunca nada qurda claro, bonita entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Deberias seguir escribiendo... hace tiempo no subes nada. Cariños ricky :)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho tu blog yo también estoy comenzando uno se llama ladulcineadetoboso.blogspot.com me gustaría que le pudieras dar un vistazo y espero sus comentarios

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho tu blog yo también estoy comenzando uno se llama ladulcineadetoboso.blogspot.com me gustaría que le pudieras dar un vistazo y espero sus comentarios

    ResponderEliminar
  7. Nunca las estrellas ni la gente brillan tanto como parecen. Lo aprendemos cuando se van muriendo

    ResponderEliminar